05 enero 2007

VALORAR LA VIDA

La verdad es que en el panorama tertuliano al que podemos asistir, tanto en radio como en televisión, podemos ver personajes de cierto prestigio a los que otros más mediocres siempre interrumpen. Son manifiestamente incompetentes para convencer y no dejan que otros expongan sus ideas o razones. Hay otro grupo al que se puede definir como "eventuales", parecen puestos para sustituir a los expertos y pueden hablar de cualquier cosa, siempre dejan patente su ignorancia, radicalismo y estupidez. Se siente obligados a decir algo y, por decir, sólo dicen tonterías.
.
La gran reflexión sobre el último atentado de ETA en Barajas de don Boris Izaguirre es sentenciar que "lo peor del atentado es que hayan muerto dos extranjeros". Sobran explicaciones o se las debemos poner nosotros. ¿Debo entender que un atentado en el que hubiesen muerto dos españoles había sido menos grave? ¿Acaso la vida de un español vale en España menos que la de un extrajero? ¿Porqué es más grave que la víctima sea extranjera? ¿Acaso las familias españolas tiene otra clase de sufrimiento o es que si son extranjeras sufren más?
.
No me debería asombrar que el señor Izaguirre no se plantee éstas cuestiones. Pero me parece que ha olvidado que el comportamiento de los españoles con los extranjeros ha sido ejemplar en ocasiones. Me limitaré a referirme al trato que se dió a los emigrantes que no tenían papeles y fallecieron el 11-M, se avisó a sus familiares que podían ir a identificarlos sin ningún temor a que esta circunstancia pudiese perjudicarles más. Los nombres de los fallecidos se leyeron en el funeral que hubo en la catedral de La Almudena sin distinguir nacionalidades. Creo que se ha repetido la misma historia en este caso, nadie se ha preguntado si los dos ecuatorianos tenían o no papeles, no ha importado y todos han reaccionado ante estas muerte como si hubiesen sido españoles, lo que menos ha importado ha sido su lugar de origen. Una lástima que este hombre no lo aprecie y esté convencido de que la tragedia se agrava cuando la víctima no es española.
.
Pero lo peor de todo es que alguien que no ha sufrido ninguna clase de discriminación en España, es venezolano y homosexual, haga una declaración en la que dice que no tiene el mismo valor una vida que otra. Al igual que el señor Izaguirre merece un respeto, más que nada por respetarse a uno mismo, creo que el resto de las personas son depositarios del mismo respeto. Si estuviese de mi mano, protegería por igual a un español que a un extranjero, aunque éste fuese don Boris.

1 comentario:

adry dijo...

Estoy de acuerdo contigo, aunque las palabras pueden interpretarse de otra manera: quizás no haya nada "peor" que morir, y morir de esa manera, lejos de tu tierra, de los tuyos. No sé, es un esfuerzo mental que hago para darle una interpretación a las palabras que, parece que alegremente, ha expresado Boris Izaguirre. Pero si nos vamos al tema de la "igualdad", estoy completamente de acuerdo contigo. Español, europeo, extranjero. Seres humanos al fin y al cabo.

Un abrazo, desde Lima, Perú.