17 octubre 2017

LA LEY REVANCHA

La historia y el patrimonio de un país van unidos, El segundo da fe de la primera, podríamos decir que el patrimonio es consecuencia de la historia.

Todos reconocemos la necesidad cuidar el patrimonio y que esto no es tarea fácil. Con la historia pasa lo mismo, es necesario cuidarla. Esto significa que los hechos, esencia de la historia, merecen ser estudiados, investigados y relacionados con otros hechos. Hay que tener en cuenta que las opiniones e interpretaciones de los hechos pueden ser múltiples, pero tienen un valor relativo.

En España tenemos una larga historia y un rico patrimonio, tanto de cada que la una puede modificarse y el otro puede destruirse. Hemos asistido durante muchos años a una .demolición del patrimonio y a una tergiversación de nuestra historia (como ambos son abundantes nos podemos permitir ese lujo).

Podría citar múltiples ejemplos. Pero yo me voy a quedar con la ley de la Memoria Histórica. Aunque puede haber muchos más. Empezaré diciendo que si algo hizo bien el señor Zapatero fue utilizar los eufemismos, recuerden que él no hacia Transvases sino "transferencias hídricas entre cuencas". En este caso la Ley de la Memoria Histórica se debería denominar como Ley de la Revancha.

Esta ley se ha cebado en el patrimonio existente y el cambio de los callejeros. En ambos casos se persigue el mismo objetivo: cambiar la historia y borrar de la memoria. Si la retirada del patrimonio es deleznable, el cambio de los nombres de las calles se convierte en una modificación de los héroes de unos a los héroes de otros.

Soy partidario de una ley que fomente un trabajo como el que hizo el General Luis Salas Larrazabal con el bombardeo de Guernica: poner nombre y número a las víctimas del bombardeo. En su trabajo solicitó los nombres de las víctimas a todo el que tuviese conocimiento. la cifra obtenida, pero basada en el estudio, quedó muy lejos de las cifras que ha manejado la propaganda. Pero la ley actual, lejos de fomentar la investigación y el estudio, favorece los bulos y el victimismo siempre a favor del muy antiguo bando republicano.



15 octubre 2017

LA MAFIA.

Me ha llegado una multa en ella un agente de la benemérita me comunica que tengo que pagar una multa porque hace un mes iba circulando a 130 Km por hora en un tramo de autopista en el que no podía sobrepasar los 120 Km por hora. En la comunicación aparece una foto de mi vehículo, se identifica al radar que midió la velocidad y se me informa de la sanción, se añade que si pago la multa en un plazo reducido puedo abonar la mitad de la cantidad; también se me comunica que puedo recurrir y a quien recurrir y lo que me puede pasar si no pago. Yo, que entiendo que no sirve decir no lo hice aposta, que no vale excusarme con que no quería ir a más velocidad y que no sabía que en ese tramo había una limitación no me exime de mi falta, he pagado religiosamente la multa. Ahí queda eso.

Pero hoy contemplo con cierta perplejidad que a un gobierno -perdón govern- que lleva más un año, como mínimo, en situación de rebeldía. Que se ha colocado fuera de la ley y que ha actuado contra la misma, incluso que ha declarado una independencia, para luego dejarla en suspenso,,, y no pasa nada. Para colmo de males su presidente ha declarado frente a las cámaras y micrófonos, para que quede claro y que no haya dudas, que él (y el govern) son los responsables de todo ello. Por toda reacción se le pregunta si ha declarado usted la independencia para tener claro si aplicar o no la ley.

Traducido al tema multa, hay una panda de amigos que circulan en un coche a 200 km por hora, ellos se han aplicado un reglamento hecho en comandilla en el que se permiten ir a la velocidad que ellos quieran. A pesar de que se les ha advertido de que ir a esa velocidad es, además de ilegal, peligroso, de que han pasado a las redes sociales que van a la velocidad que les sale del forro y que un radar los ha cogido in fraganti. El conductor de esta comandilla recibe una notificación en la que se le pregunta si realmente iba a más velocidad de la que debía.

A mí me parece surrealista y creo que un ciudadano normal no recibiría este trato. Sin embargo esto sucede ante todos los españoles y buena parte de ellos califica estas acciones como jugadas maestras. No encuentro otra explicación que esto se debe a que nuestros políticos se han constituido en una mafia que los hace situarse en una especie de Olimpo. Todos ellos, los políticos, están convencidos de que el hecho de representar a un determinado número de ciudadanos u aposentar sus posaderas en un escaño les da derecho a estar al margen de la ley, de las normas y, casi me atrevería a decir, de toda ética.,, absorbiendo el alma de sus representados.

Y mientras ellos, cual dioses del Olimpo, mueven sus disputas, los españoles tenemos el papel de griegos y troyanos en constante lucha y condenados a escenificar y amplificar sus desacuerdos. Nosotros pagamos nuestras multas y las suyas, muchas veces con nuestra sangre.

11 octubre 2017

¿HABLAMOS? PUES HABLEMOS

Parece ser que seguimos sin darnos cuenta que la actual crisis catalana es un problema de estado que excede el ámbito político y el judicial. El govern está en rebeldía desde hace mucho tiempo y desde el gobierno nadie ha tomado ninguna decisión. Ha sido el rey el que ha dejado claro lo que el presidente Rajoy tenía que haber dejado patente hace mucho tiempo.

Hay quien quiere ceñirlo a un problema político, y por eso se llama a las conversaciones. La conversación tiene muchos pilares. En mi opinión los más significativos son el diálogo, una forma interesante de pasar el tiempo; el debate, una forma apasionante de enfrentar opiniones; y la negociación, la mejor forma de que las partes lleguen a un fin obteniendo beneficios. Pero iniciar contactos en términos de rendición no lleva a ninguna parte, es tan inútil como pretender curar una enfermedad dialogando con el médico, pero sin seguir sus instrucciones.

La solución de un problema de estado no es con mensajes de una longitud máxima de 140 caracteres, se solucionan con decisiones en todos los ámbitos: buscando unidad y apoyos, ganando a la opinión pública, haciendo respetar las leyes y, sobre todo, llevando la iniciativa.

Y hay muchas cosas de las que hablar... a mi me gustaría saber porque Podemos y sus afines sólo defienden el diálogo que les interesa. Me gustaría saber con quien han dialogado para tomar decisiones en los ayuntamientos que sólo favorecen a sus acólitos. Sin ir más lejos, no he visto que haya habido ningún diálogo a nivel municipal relacionado con el cierre de la Gran Vía, no hay dialogo porque beneficiará a todos los ciudadanos de Madrid, según los concejales de Ahora Madrid... pero para otras cosas (en las que no pueden decidir) si lo exigen.

También una conversación tiene que ser ágil, hay que tenerla bien preparada y saber que responder o hacer en cada momento. No se puede presumir de contemplar todos los escenarios y de tener muy claro lo que hay que hacer y, en contraposición, tardar más de dos horas pensando que declarar cuando se ha declarado la independencia... no da la sensación de que esté todo contemplado, es más, parece que han cogido al gobierno de España por sorpresa.

Particularmente, en este momento me parece absurdo que haya conversaciones. Lo primero porque hay muchos hablando y lo segundo, porque no hay nadie preparado para ello.


03 octubre 2017

UNIVERSOS PARA LELOS

Me imagino que conocen la teoría de los universos paralelos que dice que ante las diferentes situaciones se originan, a partir de cada momento determinado, múltiples universos. De esta forma puede existir un universo en el que no tienen registrada en su historia la Segunda Guerra Mundial u otro en el que no ha colapsado el imperio romano y todavía hablan en latín. No me cabe duda que entre los infinitos universos paralelos existirá un mundo perfecto. Pero creo que este tema es más para filósofos que científicos.

Pero a nosotros nos ha tocado vivir en universos para lelos. 

Vivimos en el universo para lelos líderes. Porque de lelos es subestimar al adversario, de lelos es encender la mecha de la violencia, de lelos es encerrarse en la taifa política para arañar votos, de lelos es no llamar a las cosas por su nombre y de lelos es no llevar ninguna iniciativa.

Vivimos en el universo para lelos ciudadanos. Porque de lelos es echarse faroles (salgan bien o mal) cuando la estabilidad está en juego, de lelos es ofender y sentirse ofendido, de lelos es manipular a los ciudadanos desde su niñez y de lelos es dejarse manipular, de lelos es servir de escudo a los manipuladores, de lelos es la inacción y de lelos la provocación.

Vivimos en un universo de lelos gobernadores. Porque de lelos es el gobierno y de lelos la rebelión, de lelos es la gestión de la crisis de estado que vivimos, de lelos es la oposición y lelos son los que discrepan de todo. De lelos es negarse a una solución y de lelos es pedir una mediación, que es pedir que te lo solucionen.

Vivimos en un universo para lelos cortoplacistas. Porque lelos son los que han provocado esta situación a lo largo de cuarenta años, lelos son los que han sido testigos en silencio y lelos son los que no escucharon.

Y vivimos en un universo de lelos sociales, porque de lelos es ignorar el bien común, de lelos miserables justificar los medios con el fin, de lelos mentirosos retorcer la historia: de lelos es hacer dogma de su opinión, apropiarse del concepto democracia y hacer doctrina y lelos son lo que ello permiten; y de lelos sinvergüenzas es aprovecharse de los lelos silenciosos.

Piensen en cualquier nombre, seguro que vive en uno de estos universos. Es lo que nos ha tocado vivir.,,

... y lelo es el que esto escribe que ha tardado mucho en darse cuenta de que es parte de los universos para lelos...


27 septiembre 2017

NUESTROS PECADOS ESPAÑOLES

Asistimos al problema catalán que es lo mismo que decir el problema español. Desde hace mucho tiempo se está demostrando lo que dijo Ortega y Gasset: España está invertebrada. En mi opinión, creo que erramos en el paso tras la Guerra de la Independencia cuando pasamos de ser súbditos del Rey de las españas a ser ciudadanos españoles..

O sea, que un monarca absoluto nos mantuvo unidos, o nos hizo permanecer unidos, mientras que al hacernos ciudadanos no hemos sabido ser españoles, tampoco nos han enseñado a serlo. Digamos que, en cuestiones de entorno, no nos han enseñado a concebir España, la visión de nuestra nación se limita al país, el terruño en el que vivimos.

Pero hay algo más triste, insisto en que no nos han enseñado, y es que basamos nuestra identidad en lo que no somos: los catalanes reafirman su identidad (más que en su idioma) en ser antiespañoles; vascos y navarros basan su unión en no ser españoles. Hemos hecho del cainismo nuestro deporte nacional. Y es que los españoles somos así, amantes de nuestra taifa, a disgusto con los límites y un tanto irreflexivos. Preferimos el yo sobre el nosotros... y sin embargo somos líderes en donación de órganos. También somos tremendamente contradictorios.

Ahora, tras muchos años y ya adultos, nos planteamos qué es España. Y como no nos lo han enseñado nada de ello, recurrimos a la historia que nos han interpretado (perdónenme que lo diga así, pero estoy convencido de que nuestra historia se ha utilizado como excusa del presente y como justificación de actuaciones/revanchas) y así definimos España a conveniencia. Hoy se pretende formar una comisión que la justifique... pero puede que esta comisión no se líe mucho y al final llegue a la conclusión de que España es lo que quieren los españoles y no nuestros eruditos políticos. 

Pero descubrir lo que quieren los españoles es una tarea muy larga, sobre todo teniendo en cuenta que en España lo que es de todos no es de nadie y no hay porque cuidarlo.

Pero yo disfruto de ser español sintiendo como algo mío la Plaza del Obradoiro, la Sagrada Familia o la Alhambra y saber que comparto el Prado, el Retiro o el Palacio de Aranjuez..


23 septiembre 2017

COMPARACIONES, REFLEXIONES Y PARADOJAS

Ha pasado más de un mes de los atentados de Barcelona. Dieciséis personas fueron asesinadas y un centenar heridas. Los ciudadanos de Barcelona, Cataluña y España se movilizaron y las puestas de flores, demostraciones y momentos de silencio se prodigaron. Al asesinato de dieciséis personas se le ha llamado masacre. Hemos reaccionado con asombro y repulsa ante este atentado.

Sin embargo hay más muertes en la carretera o por sobredosis, y no provocan un impacto colectivo comparable al que vivimos hace un mes. Quizás estas reacciones sean provocadas por la sorpresa, porque un atentado es algo que se sale de la "normalidad". Todo acaban siendo cifras que alimentarán noticias y estadísticas.

Todas las cifras son comprobables y accesibles, pero se limitan a ser números, el resto lo pone cada uno. Por eso 16 nos aterroriza y 94.188 la ignoramos o nos deja indiferentes. Y es que 94.188 es el número de abortos que se practicaron en España en el año 2015, esto implica 258 interrupciones de embarazo al día, la muerte de 258 personas en potencia. No sabremos nunca los posibles perjuicios o beneficios de esta pérdida. lo que está claro es que no ha habido ninguna reacción social. Son víctimas sin cara ni nombre que no tienen ninguna consideración. Pero si dejamos de hablar de España, y vamos al mundo, la cifra se incrementa a 42 millones (42.000.000) al año, una cifra que aplasta cualquier comparación con las víctimas de un atentado. Basta pensar en los seis millones de judíos víctimas del holocausto - esta cifra en abortos es superada anualmente en China -, pero eso fue un genocidio mientras que los 42 millones de abortos anuales, son solo un problema de salud, ni siquiera son una cuestión moral.

Pero, como hicieron los alemanes con el holocausto, los ciudadanos de hoy podemos decir que no sabemos nada. Es comprensible, es legal y -me atrevería a decir- que casi cotidiano con horarios, citas y estadísticas. En ocasiones lo legal supone un buen escudo para las conciencias.

Me gustaría saber cuantos animalistas son partidarios del aborto. Esos que se escandalizan por la muerte de un toro en una corrida, que arman la de dios por defender a indefensos animales, que pugnan por el reconocimiento de una carta de derechos de los animales... cuando un nonato se encuentra, cuando menos, en las mismas condiciones.

Recuerdo que muchas veces mi abuela, cuando se encontraba en una situación que le chocaba y no le gustaba, decía "No sé a donde vamos a llegar". Pues bien... ya hemos llegado.

06 febrero 2017

LA FACHADA.

Esta mañana he visto el programa "los desayunos", he leido las noticias de elmundo.es, elpais.com y del abc.es. Basta con que uno se fije en los titulares para que uno reflexione sobre cómo va el mundo y se pregunte, inevitablemente, en qué país vivimos. Pero, más o menos, todo el panorama informativo se ciñe al mismo guión: Trump en el plano internacional, Cataluña y que la economía va bien en el ámbito nacional. Creo que al final todo es un apantallamiento que nos debe hacer preguntarnos sobre qué clase de gente habita este país en el que vivimos.

Empezaremos por Trump. Sorprende que en menos de un mes intente poner en marcha su programa electoral, en España hubo quien en menos de un mes se lo saltó a la torera (no pongo nombres, pero pienso en Rajoy y Carmena), nos debe hacer reflexionar que aquí en España, por lo visto, no extraña que alguien falte a sus promesas electorales.

A mi, que soy de ciencias, me enseñaron verdades incuestionables, como que dos más dos son cuatro. por eso me parece lógico que alguien que dijo que si era presidente levantaría un muro en la frontera con Mexico, y que pagarían los mexicanos, se plantee construir lo que queda de ese muro y que tome las medidas para que su país vecino lo pague en forma de aranceles. El hecho de que no me extrañe y me parezca lógico, lo avisó varias veces, no significa que esta medida no me asquee. Pero desde luego el que se sorprenda será por que es de letras o se dedica a la política.

Y eso es lo que me hace pensar en el panorama español, aquí nos tiene que parecer bien que nuestro ínclito presidente de gobierno, tras anunciar antes de unas elecciones que no subiría los impuestos y que no tocaría los impuestos antes de unas segundas elecciones; no dejó ningún impuesto sin subir tras las primeras elecciones y ha creado nuevos impuestos (bebidas azucaradas) y aumentado otros tras las segundas... y parece que es lógico, debe ser que la mayoría de los españoles somos de letras.

Es que en nuestra política, y también en nuestro sistema judicial, dos más dos no tiene por qué ser cuatro si se encuentran los suficientes matices. Sin ir más lejos, piensen en ese niñato que sintió que 90 escaños eran más que 123 y que más tarde se felicita por unos mejores resultados de 85 escaños, que también acaban resultando más que 135.

Debo reconocer que, con este panorama, la independencia me parecería una alternativa lógica para huir de esta estructura que además está corroída, casi podrida, por la corrupción. La justicia no da muchas esperanzas, la decisión del juez se hace esperar de tal manera, cuando la hay, que el ciudadano normal ha olvidado el delito o el crimen juzgado. Las alternativas que se ofrecen son la república o la independencia, caso de Cataluña, pero en ambos casos hay más de lo mismo: la misma falta de lógica y además agravado por por una opresión social y nacionalista que da como resultado un gobierno en rebeldía desde hace dos años... Y no ha pasado nada. Sinceramente, no sé si esto es bueno o no. Pero si el que se tiene que preocupar da a este hecho la importancia que le parece dar, pues aquí prefiero callarme.

Y llegamos a la economía, que no deja de mejorar, por lo menos eso me cuentan día a día apoyándose en datos macroeconómicos. Hasta somos un ejemplo para Europa. Pero yo no lo noto, mi sueldo de funcionario sigue congelado, y encima me tengo que dar con un canto en los dientes porque no lo han reducido. Desde 2013 todo han sido buenas palabras, todo ha ido bien y mejorando; y mi sueldo sigue congelado, no ha pasado lo mismo con los precios, los impuestos ni las ideas para exprimir un poco más. Nadie se salva. El hecho de que lo que es de todos resulta que no es de nadie, no implica que sea gratuito y que nadie pague por ello. La sanidad no es gratuita, tampoco lo es la enseñanza, se paga en forma de impuestos. La solución a la crisis es que nos hemos adaptado a vivir con menos ingresos, a sobrellevar nuestra situación, pero no a una mejora. Por eso cuando alguien propone medidas sociales para reducir recortes, una paga mínima para todos, etc... pues me pongo a temblar porque alguien tendrá que pagarlo.

Pero se me pasa enseguida, mi indignación con Trump y mi preocupación por los catalanes recalcitrantes hace que me olvide de esta sensación de estar engañado.


24 enero 2017

EL HOMBRE DE PELO ZANAHORIA


Les invitaría a que viesen las páginas de opinión que hoy publican elpais.es, elmundo.es o el abc,es. Podrán comprobar que el protagonista es el recién nombrado presidente de los Estados Unidos. Ello implica muchas cosas: la primera que se le está mirando con lupa y la segunda que hay muchas expectativas, más negativas que positivas. También. se le intenta restar méritos, como si su llegada a la presidencia haya sido fruto de un pucherazo... poniendo en duda la integridad del sistema democrático moderno más antiguo. Aunque no hay que olvidar que, a fin de cuentas, le están pagando con la misma moneda: el anunció que no reconocerla la victoria de Hillary Clinton. En mi opinión el elector americano se ha encontrado en el dilema de elegir al candidato menos malo. Y ahora el mundo tiembla..

Pero reconozcámoslo, el señor Trump tiene el mérito de haber vencido contra viento y marea, desde las primarias en el partido Republicano hasta las elecciones de noviembre ha estado en un principio con pocas probabilidades, se ha considerado que su candidatura era una anécdota, el capricho de un millonario. Y ahí está.,, Sería más que recomendable que los expertos en propaganda hagan un análisis de qué ha pasado para alguien que ha partido de rotundo perdedor haya resultado el vencedor de estas elecciones. Habrá que reconocer que algo habrá hecho bien, aunque sea convencer al votante clave.
Si es verdad que Trump significa la acentuación de la gran mayoría americana más rancia del siglo XIX, los WASP /Blanco, Anglo Sajón y Protestante), se parece más al presidente Teodoro Roosevelt, un vaquero en la casa blanca, que a Franklin D- Roosevelt vencedor de la Segunda Guerra Mundial. De él hay que esperar, más que una ruptura con el presente, una reafirmación del pasado.
También es posible que asistamos a un cambio de la globalización: proteccionismo económico, levantamiento de muros, reducción de la diversidad... se han empezado a dar los primeros pasos, pero es pronto para ver los efectos. Preparémonos para ello, el manifestarse a favor o contra de Trump no sirve para nada.


18 enero 2017

LABERINTO DE EXCLUSIVISMOS

Hoy me ha llamado, y mucho, la atención un artículo que se publica en elmundo.es, lo firma el señor Rodrigo Terrasa y se titula ¿Deben votar solo los más preparados? y en él se aportan argumentos a favor y en contra de restringir a los ciudadanos el voto. En mi opinión la idea fuerza sobre la que radica la reflexión es en que se tiene que demostrar que uno está preparado para votar, para ello hay quien propone superar un examen.

Aunque me ha llamado la atención, no me ha sorprendido. Ortega y Gasset ya venía a plantear algo parecido en su libro "La rebelión de las masas". Podemos ir a más atrás, a la antigua Grecia, para comprobar que su democracia funcionaba siguiendo este principio.Claro que a las formas de gobierno basadas en el voto de los más preparados se le ha llamado de muchas formas: oligarquía, aristocracia, meritocracia... ahora se llama epistocracia.

La democracia no es perfecta, pero es buena, se basa en que todos los ciudadanos están amparados por los mismos derechos, y todos deben respetar las leyes y atender a los deberes que estas imponen. Debemos reconocer que la diversa aplicación de las leyes y la diferente exigencia de los deberes puede vulnerar la igualdad de cada ciudadano, pero el hecho de trasladar exclusivismos al amparo de los derechos (especialmente al derecho de voto y su valor) es prostituir a la democracia y estratificar la sociedad.

Probablemente el mejor argumento para demostrar que hay que estar preparado para votar lo encontramos en los evangelios, cuando la multitud (masa inculta y mal preparada) decide indultar a Barrabás. Pero ahora el voto es secreto y lo mejor de la democracia es que tras cuatro años se puede enmendar el error. 

Algo parecido al indulto de Barrabás interpreta la actriz Ana Belen que se ha hecho con el señor Fernando Trueba cuando el público no ha asistido a su última película "La reina de España", así lo publica elmundo.es en un artículo que titula  "Ana Belén, sobre el boicot a Trueba: "La gente debería poder decir lo que siente sin que nadie se muera".  



Se le ha llamado a esta  falta de asistencia boicot. Si es así resulta extraño que todo el público se haya sumado a tal iniciativa, me parece erróneo llegar a la conclusión de que solo vayan al cine los que se consideran españoles, también creo que es poco solidario por parte de los que comparten los sentimientos del señor Fernando Trueba  su falta de asistencia. Quiero decir que probablemente la película no resulte ser una obra maestra,. Soy de la opinión que había muchas excusas para justificar el fracaso de taquilla (el IVA o la crisis), pero al final el boicot  ha sido la mejor justificación.

En cuanto a lo que dice la actriz, estoy convencido de que tiene razón, la gente (en particular el señor Trueba) ha podido decir lo que ha querido y nadie se ha muerto por ello. Creo que deberíamos añadir ",,, pero atenerse a las consecuencias". Mis simpatías hacia el señor Trueba desaparecieron ese día, y no tanto por su gratuita declaración ("no me he sentido español ni cinco minutos) sino por el desprecio que manifestaba hacia el premio que se le había concedido.

Mi respeto hacia el señor Trueba se ha manifestado en que no he dicho absolutamente nada de él y no he comentado nada hasta ahora. Pero de la misma forma que yo no puedo exigir a este individuo que se sienta español por un segundo, nadie puede obligarme a ir a ver una película que ni por un segundo me apetece ver.

08 enero 2017

¿HUMILLADOS Y OFENDIDOS?

La verdad es que 2017 comienza como un nuevo acto en el gran teatro del mundo como terminó 2016. Simplificando mucho, continúa nuestra crisis moral: el fin justifica los medios... el escenario catalán es la muestra más palpable. No es sólo la cabalgata de Vic, es todo.

Comenzando por articular el sentimiento catalán en torno a lo antiespañol, en crearse una mitología propia que se basa en un cuento de sometimiento, oprobio y humillación de un pueblo durante siglos, y que a pesar de todo ha sobrevivido. Todo ello hace que ser catalán sea una cuestión de fe y fanatismo, no de nacimiento.

La cabalgata de Vic no ha utilizado a los niños, ha utilizado a toda una ciudad. El motivo, porque iba a ser retransmitida en TV3. Los independentistas no pierden la oportunidad de hacer de un evento una reivindicación.Estas reivindicaciones y manifestaciones llegan a tener un tinte ridículo.

Pero la clave es que a los catalanes y, por extensión al resto de los españoles, se nos está formando en el principio de que el fin justifica los medios. Hoy el fin es la independencia, y en ella se justifica la violencia sin condenar contra lo que signifique España, en ella se justifican las falsas promesas y los cantos de sirena. Pero mañana los fines serán otros y la justificación la misma, en la necesidad de la vivienda se justifica la okupación. El garantizar la justicia justifica la lentitud de los procesos y el mal funcionamiento de las leyes. Y, lo que es peor, los españoles nos conformamos.

En general, y los catalanes en particular, estamos entrando en una espiral peligrosa en que todo vale, y estamos contaminando la formación de las futuras generaciones.