04 septiembre 2008

PLUS ULTRA


Posiblemente muchos de nosotros sepamos que el primero en cruzar el Atlántico fue un americano que se llamaba Charles Lindberg, y muchos de nosotros estamos equivocados, fue el primero en volar de continente a continente, los primeros en atravesar este océano furon Hancock y Brown desde la isla de Terranova hasta Irlanda. Menos sabemos que la última gesta atlántica fue la que cruzó el mar en transversal y que unió por primera vez el viejo mundo con Iberoamérica. Y quizás no lo sepamos porque los que la realizaron fueron españoles: los capitanes Franco y Haya y el mecánico Rada.
.
Claro que la aventura parece que es nada, pero resulta harto complicada: Si Lindberg tuvo que asegurarse que tanto el como su avión, el Spirit of San Louis, serían capaces de volar 33 horas seguidas. Franco se tuvo que asegurar de todos fuesen capaces de mantener el avión durante el viaje. De hecho una de las etapas, la que llegó a Brasil, se tuvo que terminar navegando y usando una sóla helice, ya que la otra se había partido. Por su parte Rada, como muchos otros mecánicos de vuelo, era capaz de hacer remedios volando. La urgencia en las reparaciones y su calidad era vital, ya que cualquier retraso podía desmerecer el raid.
.
La llegada de Franco a Buenos Aires fue multitudinaria y se consideró como un estrechamiento de los lazos que unían a España con América, posteriormente hubo más vuelos, como el del Jesús del Gran Poder, el trágicco del Cuatro Vientos (un raid que unía España con México en el que el avión desapareció misteriosamente en la última etapa, la que transcurría de Camaguey en Cuba a México, del que este año se cumple su 75 aniversario), la patrulla Atlántida que unió España con Filipinas o el fracaso del Numancia, un vuelo en el que Ramón Franco intentaba dar la vuelta al mundo.
.
Pero el Plus Ultra fue el primero y no era como uno de esos vuelos en que todo está planeado y se sabe, en muchos lugares no se había visto un avión y repuestos, herramientas y combustible no eran fáciles de conseguir. No me atrevería a decir que en esta época empezó la globalización, pero todos estos vuelos anunciaron, proféticamente, que el mundo sería mucho más pequeño.
.
En la foto el Plus Ultra que se conserva en el Museo del Aire, si tiene ocasión de visitarlo no se lo pierda, es uno de los mejores del mundo, desgraciadamente de lo más completo en inventario del periodo de entreguerras.
.

3 comentarios:

Andrés Álvarez dijo...

Ufff...el Museo del Aire. Cuando fui me harté a sacarme fotos, creo que tengo una o dos por cada avión que estaba expuesto en el exterior.

Espero que lo sigan ampliando.

Saludos.

luferura dijo...

Andrés me alegro de que caigas por aquí, tengo un problema con tu blog, cuando lo abro (y lo he hecho con tres ordenadores) me da fallo de iexplorer y se tiene que cerrar. No se si sólo me pasa a mi o a otros, si me puedes recomendar que lo abra con mozilla u otros sistema...

Un abrazo

Fernando Solera dijo...

El Museo del Aire es una gozada, Luis Fernando. Gracias por la recomendación. Un abrazo.