10 septiembre 2008

MEMORIA E HISTORIA


Cada nación, país, región u objeto tiene su historia y cada persona tiene sus memorias. La historia es lo que hay escrito y la memoria es lo que cada uno recuerda. La historia se lee y la memoria se cuenta o escribe. Como vemos hay ciertas diferencias, pero también hay algo en común: no tiene porque ser verdad lo que se diga o escriba.
.
La verdad es que cuando uno cuenta sus memorias, intenta hacer de ellas algo entretenido e interesante y acaba adornando lo fundamental, que son los hechos. Y los hechos son inamovibles ocurrió exactamente lo que ocurrió. El problema está en que muchas memorias hacen la historia y como, generalmente la escriben y la leen los que pueden, que suelen ser los que tienen la sartén por el mango. De forma que no sólo adornan lo que pasó, sino que hacen de los hechos algo mucho más trascendental de lo que realmente fueron y todo queda en un enfrentamiento entre el bien y el mal. O sea que al final, hechos, historia y memoria terminan siendo un cuento.
.
Veamos nuestros hechos: En España hubo una Guerra Civil, comenzó como un golpe de estado y vencieron los nacionales. Hubo muchos asesinatos por ambos bandos y falsas delaciones por ambos bandos, muchos delatores (fachas y rojos) sobrevivieron a la guerra, muchos crímenes (fachas y rojos) quedaron impunes, muchos abuelos (no sólo el abuelo) perdieron la vida en la contienda y muchos de ellos fueron asesinados.
.
Veamos nuestros cuentos: Primero las ordas comunistas expulsaron al rey de España y mataron a los buenos españoles, después los golpistas fascistas destrozaron a la república y mataron a todos los demócratas. El hecho es que hemos disfrutado de una larga paz tras casi siglo y medio de partirnos la crisma, y es otro hecho que cuando era adolescente la mayoría de los que pregunté por la guerra en una España en la que ya había libertad de expresión dijeron lo mismo: me daba lo mismo quien fuera el vencedor, sólo quería que el infierno terminase.
.
Y es que si insistimos y nos dejamos de memorias e historias y nos quedamos con la realidad llegaremos a la conclusión de que no hubo vencedores y todos los españoles fuimos los vencidos, de que todos nuestros abuelos fueron héroes y víctimas y que la legítima aspiración de saber de los familiares desaparecidos y perdidos no puede terminar en revancha.
.
Creo que la iniciativa del señor Garzón no es mala y requiere mucho valor, y no lo digo por el señor Garzón, sino por todos aquellos que tienen la esperanza de que removiendo cadáveres, removerán heridas, a lo mejor descubrimos que hubo tantos desaparecidos de un bando como de otro y a lo mejor tenemos la oportunidad de reflexionar y dejarnos de historias.
.

1 comentario:

Domingo dijo...

La iniciativa de Garzón sería muy loable si no estuviera planteada en clave partidista y de forma completamente parcial y sesgada. El magistrado quiere emprender una Causa General a la inversa de la que se llevó a cabo durante la década de los cuarenta, lo que demuestra a las claras el componente revanchista de la iniciativa. En fin, allá cada cual si quiere seguir empleando la "guerra incivil" como arma arrojadiza, pero por mi parte me quedo con la España reconciliada y no con la España frentista y guerracivilista.