04 septiembre 2008

FRANCISCO DE GOYA

Sería vergonzoso que no supiesen nada de don Franciaco de Goya y Lucientes, y no debería recaer la vergüenza sobre ustedes, sino sobre nuestro sistema de enseñanza y nuestros maestros, algo parecido al grabado que titula "Si sabrá más su discípulo". Y es que posiblemente además de una asignatura de Educación para la Ciudadanía nos haga falta una Educación para la Sensibilidad y, en general, una Educación Integral, pero me estoy desviando.
.
Como decía, Goya es una de las muchas personas que han sido bendecidos con el don de la pintura y lo suficiente sensato como para saber apreciarlo y no desperdiciarlo.
.
Hay quien se extralimita y nos dice que era un genio integral, buscando en sus cuadros mensajes ocultos y posiciones políticas que entonces eran impensables e inexistentes. En mi opinión era un genio de la pintura, y es más que suficiente. Ni es el filósofo que pinta, ni el pintor que hace filosofía. Su calidad literaria no es la de un escritor y Ortega y Gasset llegó a decir "que sus cartas eran las de un ebanista". Pero ¿acaso importa?
.
En mi opinión no sólo tuvo la suerte de ser un gran pintor y dibujante, además disfrutó pintando y lo hizo cuando quiso, en este sentido encontró en los cuadros que no le hicieron de encargo, esos por los que no se paga, una forma de expresar sus sentimientos y fantasías.
.
Se le calificó de ilustrado y afrancesado, pero sus pinturas y grabados de la guerra demostraron que no era tan afrancesado y posiblemente tuviese una idea muy particular de la Ilustración y del siglo de la razón, sentenciando en uno de sus muy famosos grabados que "El sueño de la razón produce monstruos", nada más cierto y tristemente premonitorio.
.
Me centraré en la serie de grabados de los Caprichos en esta ocasión. Porque creo que marca una etapa importante en su vida, los Caprichos son dibujados durante la convalecencia de su enfermedad y nos da una idea de su descubrimiento al dibujarlos en una carta que dirige a Iriarte en enero de 1794:
.
"Illmº. Sr.: Para ocupar la imaginación mortificada con la consideración de mis males, y para resarcir en parte los grandes dispendios que me han ocasionado, me dediqué a pintar un juego de cuadros de gabinete, en que he logrado hacer observaciones a que regularmente no dan lugar las obras encargadas, y que en el capricho y la invención no tienen ensanches . He pensado remitirlos a la Academia... Protéjalos V.S.I. y protéjame a mi en la situación que más necesito el favor que siempre me ha dispensado".
.
Podemos imaginar que hasta la enfermedad que le condenó a la sordera Goya vivía de los encargos de retratos y escenas para tapices. Desde que pinte estos grabados con 45 años introducirá en su vida la modalidad de "pintar primero y vender después", el artista vende su obra a los que deseen comprarla y pintar por el placer de pintar. Hay quien dice que Goya no habría sido un genio si no hubiese pasado esta enfermedad. Lo dudo, pero si es cierto que desde entonces sus cuadros por encargo tienen más de su toque personal.
.
Los Caprichos tienen un toque caricaturesco y onírico, casi me atrevería a decir surrealista y no dejan de tener un toque satírico contra unas costumbres en las que el burro viene a ser un personaje habitual, posiblemente una crítica de los "eruditos a la violeta" que escribió Cadalso. Una caricatura de esa España que ya entonaba su canto de cisne tras el reinado de Carlos III.
.
También podemos ver en ellos una especie de comic dieciochesco que desgraciadamente pasa casi desapercibido en las salas del Prado. Y si Goya pintor es un genio, el Goya dibujante no le va a la zaga.
.
Les dejo un par de enlaces para que disfruten la serie de grabados de los Caprichos, no pierdan ocasión de añadirlos a sus favoritos.
.

1 comentario:

Fernando Solera dijo...

Los que somos de 'ciencias' no conocemos en profundidad la obra del pintor. Sin embargo, gracias a tu artículo de hoy, puedo decir que me acostaré sabiendo un poco más del genio aragonés. Un abrazo y gracias por la lección.