17 septiembre 2008

ADIOS TALANTE, ADIOS

La verdad es que la cuestión empezó con una corbata...
.
Desde es momento sucesivas declaraciones, desmentidos, aclaraciones y, ahora, una abierta discusión entre el misnistro de industria y la ministra de ciencia e innovación. Todo ello deja en evidencia no sólo la descoordinación del gobierno, y por ende del partido socialista, sino la incoherencia y falta de cohesión en un momento en que hay que ser prudentes, pensar lo que se dice y, sobre todo, estar unidos.
.
Hay tiranteces internas y externas, tampoco hay que olvidar el rifirafe veraniego entre socialistas de la Generalitat y los socialistas del Gobierno, claro que por entonces la crisis no estaba tan clara.
.
El caso es que no ha habido arremetidas de don José Blanco contra nadie ha preferido guardar silencio en vez de excusarse con alusiones a las disensiones del PP que habría sido su probable recurso ante cualquier voz crítica, resulta obvio que no es necesario que el PP la haga.
.
Pero entre intercambios de corbatas y termometros, comparecencias, desautorizaciones y conflictos de competencias, parece que se ha perdido el talante y el buen rollito. Los ministros ya no parecen una comandita de amigos, sino más bien naúfragos en una balsa peleando por la más mínima cuestión.
.
Y a esto, el que tiene que poner orden parece ajeno a esta situación, impávido antes las rencillas de sus colaboradores. Parece estar jugando a don Tancredo, subido en una silla y haciendo que no ve venir al toro.
.
Claro que como es antitaurino...
.

4 comentarios:

Ángela Paloma dijo...

Querido Luferura:

Hoy el ministro de Industria ha vuelto a ir al Congreso sin corbata. Iba con una traje azúl marino y una camisa clara a juego. Soraya, ahí estaba, dipuesta en el pleno para arremeter y criticar la enturibiada coordinación de los ministerios y sus respectivos ministros.
- Vicepresidenta,¿hay coordinación en su Gobierno?
- Sí, hay coordinación.

Esa ha sido la contestación tan rotunda de De la Vega sobre las 9.30 de la mañana...

Un abrazo

Fernando Solera dijo...

El Gobierno es como el camarote de los hermanos Marx, pero sin los hermanos Marx. Si Groucho nos gobernase, otro gallo cantaría. Aunque en España nunca saldría elegido, porque preferimos un inútil antes que a un genio.

armando alonso dijo...

En mi opinión, en estos momentos el Gobierno no tiene ni puta idea (con perdón) de qué hacer con los problemas tan gordos que tiene entre manos. Me da lo mismo si están de buen rollito o están a guantazo limpio. A mí lo que me importa es que gobiernen para los ciudadanos. Y si no saben, que se vayan y que dejen a otros intentarlo.
Un abrazo.

Domingo dijo...

Las disputas interministeriales son síntoma inequívoco de un Gobierno a la deriva que no sabe a dónde va y que a seis meses de haber sido reelegido en las urnas está agotado y amortizado. Pocas son las iniciativas legislativas que ZP ha puesto sobre la mesa en lo que llevamos de legislatura, lo que nos habla a las claras de un Gobierno sin ideas y en KO técnico.