29 agosto 2008

POLÍTICA EN PRIMERA PERSONA

Pues hoy no voy a hacer referencia a ningún artículo ni opinión, quiero decir que me dedicaré a exponer sólo la mía, y de una forma un tanto crítica hacia todos nosotros. Y es que hablamos muy a menudo de lo que hacen los demás dando nuestra aprobación o nuestra opinión favorable o comunicando nuestro partidismo hacia una idea. Pero quizás pensamos muchas veces en el conjunto que formamos y no en nosotros como primera persona. Hablamos de España, nuestra región o la ciudad en que vivimos como un accidente del que no estamos muy vinculados y pocas veces lo consideramos la extensión de nuestra casa. De la misma forma, y según nuestras simpatías, asimilamos que el Presidente Zapatero es nuestro líder, y por tanto el señor Rajoy nuestro enemigo, pero pocas veces nos sentimos inclinados, incluyendo a los propios mencionados, a pensar que el señor Zapatero es nuestro representante como director de nuestra sociedad y responsable de la solución de nuestros problemas y que el señor Rajoy nos representa a todos en cuanto a la conciencia de nuestra sociedad. Preferimos verlo como una lucha por el poder y justificarlo todo en el apoyo a los diferentes bandos que hay en esta contienda.
.
Lo que quiero decir es que pocas veces analizamos la política en primera persona, que quizás se nos llena la cabeza de pasiones por nuestros ideales, pero no del raciocinio para llevarlos a cabo. Un planteamiento típico a lo que digo es que hay muchos que defienden que España puede acoger a todo el que quiera venir, sin pensar que haya limitaciones. Creo que esta opinión cambiaría cuando se le preguntase si hay sitio para todos en su casa, en el edificio donde vive o en su vecindario. Puede que ahí pensase que, efectivamente, hay que poner algún límite y desde luego facilirtar la entrada del que quiera, pero para que mejore su vida y no empeore.
.
También quiero decir que suponemos a nuestros representantes un grado de mala voluntad corrupción y favoritismo del que pocos de nosotros seríamos partícipes. Lo que es peor aseguramos, más que suponemos, que son capaces de arbitrariedades y amiguismos que nosotros nunca haríamos. Llamenme ingenuo si quieren, están en su derecho, pero yo no supongo a mi clase política más que la incompetencia derivada de su cerrazón. Puedo entender que se equivoquen, pero no afirmar la voluntad de equivocarse.
.
Y si les acusaré de la voluntad de confundir cuando utilicen ciertos eufemismos, pero si soy sincero y tras una corta reflexión, me suena tan camelo lo de la "desaceleración de nuestra economía" como el "España va bien" en su momento.
.
En fin que creo que no nos vendría mal centrarnos en nosotros ante ciertas decisiones y principios que queremos a nivel social y meternos el el pellejo de los que hacemos objeto de críticas y alabanzas. Posiblemente nuestra sociedad acabaría siendo un poquito más moderada y con más sentido común.
.
También me gustaría darles una primicia y es que voy a intentar cambiar la estructura del blog y hacerlo más personal dando mis opiniones sobre otras cosas y no tanto sobre política (que algo seguirá habiendo). Se trata de que ustedes sepan mi intención de hacerlo más personal y menos de opinión con el fin de mis vacaciones, ya veremos en que resulta.
.

2 comentarios:

Domingo dijo...

A veces no pareces español, amigo Lufer. Llamando a la cordura y al sentido común. Anda que tú también, qué cosas tienes. ¡Je,je,je! ;)
Por cierto, el giro hacia lo personal que tienes planeado darle al "blog" me parece una iniciativa genial y estimulante que seguiré de cerca. Un abrazo muy fuerte y feliz finde.

Armando Alonso dijo...

Me parece una buena idea esa de hacer mas personal tu blog. Espero que ello te haga sentirte mas feliz, que, a fin de cuentas, es lo más importante para todos nosotros: disfrutar con lo que hacemos y compartirlo con un buen puñado de amigos.
Un abrazo.