19 agosto 2008

DE LA INFORMACIÓN Y LA OPINIÓN

Éste verano he tenido la oportunidad de leer el libro "Mundo libre" de T.G. Ash, resulta muy interesante a pesar de que su punto de partida de análisis es la situación del Reino Unido. Pero no se trata de analizar la situación mundial que vivimos sino algo que me llamó la atención, y es que al autor dice que "la opinión debe ser libre y la información debe ser cierta" y además nos dice que tanto la gente emisora como receptora olvidan esta premisa, en el mundo actual la opinión empieza a ser más importante que la información a la hora de tomar decisiones.
.
Creo que es cierto; la opinión, por libre que sea, puede estar bien fundamentada o no. De la misma forma que la información puede ser cierta o no. Los problemas empiezan cuando la información se analiza para satisfaccer una opinión y cuando una persona se conforma con oir lo que quiere. Puede que la información nos dice qué pasa, el análisis nos explica por qué pasa y la opinión define una posición respecto a lo que pasa. Extendiéndolo un poco más podemos decir que aunque la opinión puede ser un consejo y análisis una explicación, es la información lo que facilita la toma de decisiones.
.
Pero actualmente prima la opinión sobre los demás, los votantes parecen recibir más consignas que información y son las opiniones de nuestros líderes políticos las que influyen sobre nuestras decisiones. Debe ser la información, y no la opinión, la influya sobre las decisiones y reconocer que la noticia pura son las decisiones tomadas, que estas sean buenas o malas lo confirmará la evolución de los acontecimientos pero no la opinión favorable que reciban de una u otra persona.
.
Por eso cuando digo que no me gusta el señor Zapatero, que el señor Rajoy me parece un arribista, o que don Gaspar Llamazares me parece tonto no deja de ser una opinión tan válida como la del que crea todo lo contrario; el análisis de lo que acaezca servirá para reforzar los fundamentos que tenga cada uno y la fría información, los hechos concisos y los números nos dará las pistas necesarias para tomar las decisiones.
.
Recuerden que la noche electoral de marzo de 2004 se exigio al gobierno información, una sabia decisión, pero no se olviden de exigir lo mismo a los líderes políticos, me interesa la información que puedan proporcionar sobre ellos mismos, no sobre los demás (generalmente negativa), y que se comprometan a que esa información que nos dan, generalmente en forma de promesas, sea cierta.

2 comentarios:

Lola dijo...

hola amigo, lei este libro hace muy poco ..y me encanta..de verdad ..Me gusta sobre todo por la veracidad de los planteamientos , ..y por las puertas que el autor deja abiertas a la reflexión ...

Yo diría que hoy en día , lo que más importa es las estragias , por burdas que éstas sean a veces, en el empeño de crear opinión..tanto por parte de los medios, todos, porque la independencia no existe , ..como por las ideologias que esos medios alimentan , ..porque son recompensados, evidentemente..

y no se salva nadie...

A mi cada vez me causan más pena, ..estén en la onda política que sea, ..que no parecen seres racionales..porque se les nota al vuelo y así lo dan a entender ..que sólo se creen lo que les convienen creer , o...lo que otros les han indicado que crean ...

Luis , siempre me alegra muchísimo saludarte ..

un beso amigo

Domingo dijo...

No deja de ser paradójico (y desolador) que en la era de la sobresaturación informativa estemos peor informados que nunca. Todo lo tomamos por bueno, cierto y veraz, sin asomo de crítica ni de reflexión. No sabemos discriminar lo importante de lo accesorio y los medios de comunicación, vendidos a la era espectáculo que padecemos, nos ofrecen informaciones descontextualizadas, sesgadas y, a la postre, superficiales. Estamos muy mediatizados y no hacemos más que jugar el juego que los medios nos marcan. Seguimos su agenda y, en muchos casos, qué remedio, actuamos como meros repetidores de los mensajes que los líderes de opinión van colocando a modo de cebo.