01 marzo 2009

LE DIJO LA SARTEN AL MANGO

Si no fuese porque el asunto es grave, la editorial que publica elpais.com sería desternillante, en especial el artículo que lleva por título "Justicia en Rusia", y es que califican de escándalo a la lentitud de un juicio, a la desaparición de pruebas y al maremagnun de papeles. Todo ello es imperdonable porque se trata de un juicio político y contra un disidente. Parece el editor olvidar que hace unos días quedó en libertad uno de los acusados de asesinar al señor Tomás y Valiente hace ya algunos años, precisamente por falta de pruebas. No fue El País el que patalease por la lentitud de la justicia (española), ni el que dijo que resulta vergonzoso que un etarra quede en libertad por falta de pruebas.
.
Es posible que me diga el autor que en España somos serios y en Rusia no, que las leyes en España estipulan la presunción de inocencia y que en Rusia no, en todo caso le diría que, hoy por hoy, no tenemos ningún ejemplo que dar en cuanto a la aplicación de la justicia y que es mejor estar callados.
.
Pero es que a veces trascienden los detalles, que no en vano la prensa es el cuarto poder, y hay quien pretende ejercerlo con la aquiescencia de otros. Ahora la militancia de un medio es vital, y la noticia no tiene tanta importancia en sí, como el análisis que filtra el hecho con la la opinión. Me gusta el País, pero debo decir que está cayendo en la peligrosa pendiente en la que se considera que la opinión es más importante que la verdad, y esa es la filosofía Pepiño (Blanco).
.
Y es que la prensa en general, y el País en particular, tiende a distorsionar más que a aclarar. No informan tanto de los hechos, sino de lo que debe ser más importante o más baladí. Olvidan la bases históricas para acortar nuestra, ya de por si deficiente, memoria colectiva. Ya hemos casi olvidado, y los medios tienen gran culpa de ello, que hace un año la crisis era algo ajeno que no afectaría a la España de Zapatero.
.
Y es que ser periodista se está haciendo cada vez más difícil, me temo que en ocasiones se decanta hacia ser un creador de opinión más que un narrador de la verdad.
.

3 comentarios:

Fernando Solera dijo...

Es que en España nos hemos creído esa gilipollez de pertenecer a la Champions League. Nuestro país puede presumir de muy poquitas cosas, y entre ellas no está precisamente la justicia.

En cuanto a tu reflexión sobre el periodismo en nuestro país, es cierto que a menudo parece que no saben de lo que hablan. Menos mal que tú y yo conocemos a uno que es la esperanza de la profesión.

Domingo dijo...

Haré como que no he leído nada, amigo Fernando (mil gracias por el inmerecido "piropazo", ¡je,je,je!). Y sí, Justicia y periodismo están como están y huelen como huelen. Qué os voy a contar que no sepáis ya.

armando alonso dijo...

Hace tan solo unos pocos días, comentaba en mi blog como El País manipulaba la noticia de los resultados económicos de su empresa editora.( http://armandoalonso.blogspot.com/2009/02/manipulacion-informativa.html).
Sobre cómo funciona la Justicia en España, tenemos recientes y sobradas muestras, como para mantener cerrado el pico.
El prototipo al que nos están acostumbrando en todos los órdenes de nuestra vida social, es al del ideólogo manipulador, al servicio del poderoso de turno.
Mientras pueda, seguiré peleando desde donde sea, con la sola herramienta de mis ideas.
Un abrazo.