04 abril 2009

ESO NO ES UN AVANCE SOCIAL

El proyecto que sobre la Ley del Aborto propuesto por el gobierno y rechazado por la Iglesia (no podía ser de otra manera) coloca a los ciudadanos en el brete de tomar partido por uno o por otro. De esta forma los partidarios del aborto, y de esta ley, serán socialistas, progresistas y gentes de izquierdas y los que rechacen esta ley serán fascistas, retrocatólicos y gente de derechas. Blanco o negro, ying y yang, y creo que, como siempre, nos desviaremos del principal problema.
.
Me sorprende que en un estado que, como dijo el señor Zapatero, "no es favorable a la pena de muerte", se tenga tan buena predisposición a que una madre pueda acabar con su descendencia o un enfermo pueda poner fin a su vida. Todo tiene su disquisición y, sin lugar a dudas, habrá razonamientos convincentes en uno u otro sentido. No entro en ellos.
.
Siempre he dicho que el Estado es responsable de que haya una ley del Aborto, Eutanasia, etc... que son asuntos que entran, aunque haya quien discrepe, más en la ética de cada uno que en sus derechos. Si la Constitución proclama el derecho y la defensa de la vida, resulta un poco contradictorio que aborto y eutanasia estén dentro del ámbito constitucional.
.
De la misma forma, cuando se permite abortar cuando se tengan serias dudas de si habrá malformaciones en el feto, me recuerda a aquella sociedad enferma y enfermiza que permitió acabar con deficientes, contrahechos y judíos porque no se ajustaban a los cánones sociales. Por eso no veo preocupante que haya una ley del Aborto, o de Eutanasia. Creo que lo que en realidad nos debe preocupar es que nuestra sociedad las vea necesarias y útiles. Su existencia no es un indicativo de nuestro progreso, sino de nuestra decadencia.
.

5 comentarios:

Andrés Álvarez Fernández dijo...

Uno hace gala de su espíritu heterodoxo, y como liberal sí estoy a favor del aborto como un estado de necesidad regulado por un sistema de indicaciones tal como el que establece el 417 bis del CP, incluyendo la exclusión respecto al aborto social. Pero en ningú ncaso acepto el aborto libre, el aborto por motivos psicológicos o la posibilidad de que un menor no emancipado pueda abortar sin consentimiento de sus padres.

Saludos.

Domingo dijo...

Y más sencillo que las disputas éticas y morales es bajar el debate a la arena del sentido común. Quienes no pueden comprar tabaco ni alcohol ni abrirse por sí solos una cuenta corriente ni hacerse piercings ni tatuajes sin permiso de un adulto ni votar, tampoco deberían poder abortar a tan temprana edad sin consentimiento paterno. La lógica resulta aplastante.

fernando dijo...

Es una bobada más de Aído y compañía. Un abrazo.

Ángela Paloma dijo...

Querido Luferura,

Duras palabras las que nos ofreces hoy... Lejos de opinar sobre el tema, te comentaré algo que me sorprendió...

10.000 personas se manifestaron en la Comunidad de Madrid en contra de la reforma del aborto el pasado domingo. Una comunidad de más de 6 millones de habitantes. Repito, 6 millones.

Los medios de comunicación le dieron una importancia a la manifestación, a mi opinión, demasiado exagerada. Repito 10.000 persons de 6 millones.

Mi pregunta es, ¿qué ocurre con el resto de la población, o, en este caso, qué ocurre con el resto de la Comunidad? ¿Existe la opinión de los 5.990.000 habitantes madrileños?

A pesar de que este número es inmensamente superior a las personas que se manifestaron, parece que el resto no importa. Lo que diga la Iglesia, va a misa... Y punto.

Un abrazo

Javier Solera dijo...

Muy interesante y bien redactado artículo.

No me parece apropiada, sin embargo, la asociación entre aborto y eutanasia.

No soy precisamente partidario del liberalismo, pero su defensa de las libertades individuales hasta sus últimas consecuencias me parece prodigiosa, cuando es sincera.
Por eso no entiendo que, en el caso concreto de España, sea precisamente el liberalismo quien más férreamente se opone al derecho a la buena muerte.
Defiendo el derecho a la vida, pero también el derecho individual a decidir sobre su propia vida.

Por eso no estoy de acuerdo con la asociación entre el aborto y la eutanasia; la eutanasia decide sobre la propia vida mientras el aborto decide sobre la vida ajena. No son comparables.

Lo cual no quita que sea un estupendo artículo aunque yo no comparta su mensaje. Saludos cordiales.