05 abril 2009

STAR TREK

Pues verán ustedes me estoy bajando la serie de Star Trek y, ya puestos, sus secuelas. Reconozco que es una serie que me cautivó cuando era niño, que no todos los españolitos teníamos el privilegio de poder verla, ya que se emitía en la entonces Segunda Cadena. Quizás lo más fantástico para mi corta edad era disfrutar de las andanzas de ese híbrido de barco y avión que era la nave Enterprise, en cuyo honor la primera lanzadera espacial recibiese este nombre.
.
La serie nos describe las andanzas y nuevos descubrimientos de la tripulación multiracial de la nave en un espacio desconocido, aunque no están exentos de la rivalidad política de los klingon, una civiliación militarista y tiránica, y los romulanos, otra civilización tiránica no tan militarista y un poco más decadente.
.
La nave Enterprise pertenece a la Federación Interestelar de Planetas, una OTAN futura, en el que los principales miembros son la Tierra y Vulcano, un curioso planeta en el que no hay pasión y todo se rige por la lógica, gracias a ella sobrevivieron a sus primitivos enfrentamientos y sobre ésta se asienta su progreso y cultura. También se hace referencia a una época mala en la Tierra, un conflicto que puso en jaque a la civilización y que supuso el fin de las tiranías y la llegada definitiva (?) de la democracia.
.
No hay que dudar que la Enterprise no era más que la descripción, tanto en lo tecnológico como en lo social, de un deseo para el fututo: una eficaz tripulación bien avenida de hombres y mujeres de diferentes razas explorando los confines del universo en una nave capaz de viajar por encima de la velocidad de la luz.

Pero hoy, que soy más mayorcito, la serie está a disposición de todos en internet (una tecnología que no se describía en la serie) y muy pocos lo aprecian como comparativa o evolución.
.
Como comparativa porque, como dijo un conferenciante hablando de la globaliación, la nave espacial Tierra todavía anda buscando sin éxito su manual de instrucciones, su tripulación aumenta sin control y surgen los conflictos por doquier dentro de ella. Una situación bastante lejana a la de la nave de la serie.
.
Con respecto a la evolución. Pues uno con el paso del tiempo, y tantos años a cuestas que ya no tiene espalda sino joroba, descubre que casi todo está escrito y que la serie no fue una revolución. Que han cambiado los personajes y los medios, pero que el capitán James T. (de Tiberius) Kirk viene a ser un Gulliver que además de liliputienses, gigantes, civilizaciones volantes y caballos descubre otra clase de pueblos. Es más si me fuerzan casi me atrevería a decir que ya Homero estuvo imaginando a la Enterprise cuando describió en la Odisea las aventuras y desventuras de Odiseo (Ulises) y los forzados soldados-marinos de Ítaca.
.

4 comentarios:

Andrés Álvarez Fernández dijo...

Yo es que soy más de la Guerra de la Galaxias.

Fernando Solera dijo...

Yo es que no la he visto, Luis Fernando, así que tampoco puedo opinar gran cosa al respecto. En cuanto a Internet, está claro que es el invento más importante de los últimos cincuenta años.

armando alonso dijo...

Siento no poder opinar sobre estas películas de ciencia ficción. Es un género que no me llama.
Sin embargo, yo presiento un futuro diferente al que suelen presentarnos estas películas. Y no sé explicar por qué.
Un abrazo.

Domingo dijo...

Tampoco a mí la ciencia ficción me dice gran cosa. Me aburre porque me habla de cosas que no conozco y con las que no me siento identificado. Y es que uno, por suerte o por desgracia, es de lo más terrenal y mundano que te puedas echar a la cara.