14 febrero 2009

AVENTURAS DE REQUEJO EN LA TIERRA DE ZAPATERO

LEVANDO ANCLAS
.
.
Pocas veces nos damos cuenta de que nuestra vida entra en una nueva etapa. Requejo abandona Madrid y se lleva consigo un equipaje de recuerdos, buenos y malos, algunos gratos, otros insignificantes. También porta ilusiones y realismos, sabe que él y su mujer anímicamente vuelven 25 años atrás, sin niños, alquilados y probablemente con problemas a fin de mes. Una segunda juventud a los cuarenta y muchos, casi a los cincuenta.
.
Desgraciadamente el equipaje tiene que ser mas parco que el de las emociones,llega el momento de deshacerse de aquellas cosas que se han guardado sólo porque son un enlace con los tiempos felices del pasado. Los juguetes de los niños que ya no son niños, la ropa que se ha guardado con la esperanza de volverla a utilizar cuando pese diez kilos menos y otras tantas cosas que ya no tienen lugar en el equipaje, en la nueva casa y en la nueva vida.
.
También descubre Requejo que otras cosas han calado en su ser, la coneja blanca con machas negras en los ojos que regalaron a su hija. Al mes su hija dejó de hacer caso al animal y éste empezó a ser una carga para el matrimonio Requejo, dar de comer al bicho, limpiar la jaula y con la mudanza buscarle un nuevo dueño para descubrir que la insípida coneja sin nombre formaba parte de lo cotidiano de su vida.
.
Y así es como Requejo se va espabilando y se da cuenta que se avecinan cambios, que ha levado anclas y que, para bien o para mal, una nueva singladura comienza con todo lo que conlleva: ilusiones y decepciones, adaptarse a un nuevo ambiente, conocer gente diferente, mantener las viejas amistades y reencontrarse con los conocidos de siempre. Todo está listo para ir a León.
.

4 comentarios:

Fernando Solera dijo...

La vida son cambios, Luis Fernando, y estoy seguro de que por duro que pueda resultaros éste, al final será para bien, ya lo verás. Disfrutad de este segundo noviazgo en tierras leonesas. Seguro que estaréis mucho mejor que aquí.

Domingo dijo...

La vida es un reciclaje continuo. Nada se pierde, nada se destruye, todo se adhiere en nosotros como el musgo a las rocas. Mira dentro de tí, escucha hablar a tu corazón y él te guiará, y verás que todo va bien. Cuidáos mucho y que la fuerza os acompañe. ;)

armando alonso dijo...

Estoy seguro que todo va a ir bien.
Te deseo lo mejor y te mando un fuerte abrazo.

colombine dijo...

Es el reflejo del paso de todos nosotros por la vida...acoplamiento donde más convenga...a los tiempos , a las circunstancias ...ilusiones que mueren...otras que nacen...ciclo vital...

Me alegro mucho de tu vuelta...espero que todo marche muy bien querido amigo LUIS...

un beso.Lola