21 febrero 2009

ADIOS JUSTICIA, ADIOS

Decimos que el Poder Judicial es el tercer pilar de una democracia. Los Gobiernos le conceden tanta importacia que ya hace más de cien años que hay un perenne Ministerio de Justicia. Sin embargo no se puede negar cierta osmosis entre lo político y lo judicial.
.
Ya desde pequeñitos los abogados son (por porcentaje) los que aspiran a políticos, los licenciados en derecho engrosan las filas de los aspirantes a diputados y senadores, diputados y senadores, ministros y presidentes del gobierno. No sólo eso, algunos jueces alcanzan su mayor protagonismo por sus inflitraciones en el mundo político y por tomar unas decisiones que tienen más alcance político que de justicia.
.
Los que me han leído, y Dios, saben que he intentado huir de comentarios políticos desde hace algún tiempo. Pero los sucesos de la última semana "me han llegado": corrupción en el PP,huelga de jueces, cacerías y caza de brujas y elecciones. Comprenderán usteces que el panorama se ofrece a que un ciudadano pueda oir muchos disparates. Quizas la abundancia de tonterías que se dicen en el presente esté motivada para que no se recuerden otras que se dijeron en el pasado. Desgraciadamente mi mala memoria se activa cuando leo algunas noticias como la que se publica en elpais.com y que dice que "Zapatero planea relevar a Bermejo en su primera remodelación del Gobierno".
.
No se si es una buena o mala decisión, pero me he acordado que el aval de don Mariano Fernández Bermejo era ser de izquierdas y un buen socialista. Ya con eso estaba garantizada su valía como ministro, parece ser que ahora se le acusa de impericia para manejar ciertas situaciones. En mi opinión don José Luis Rodriguez Zapatero, que será mediocre pero no tonto, lo mantendrá en el cargo hasta que pase la marea y los desatinos de don Mariano pasen al olvido, o los desatinos del otro Mariano tengan más relevancia, y le otorgará un cargo vistoso sin mucha relevancia.
.
Tengamos la esperanza de que Don José Luis haya descubierto que el ser un hábil gestor y guiarse con tino tienen más importancia que ser muy socialista y muy de izquierdas. Quizás el juez Baltasar Garzón obtengan su anhelado cargo de ministro de justicia, a fin de cuentas no se le puede negar persistencia. Aunque ése último ataque de ansiedad le haya podido delatar un poco...
.

4 comentarios:

Domingo dijo...

La justicia en este país no ha hecho la Transición y de ahí los vodeviles que hemos de presenciar con demasiada frecuencia.

armando alonso dijo...

Ya dijo hace bastante tiempo el ex-alcalde de Jerez Sr. Pacheco aquello de "la Justicia es un cachondeo". Mal que nos pese, la frase sigue siendo actual. Han pasado algunos años desde que se oyó la famosa frase y ni gobiernos de derechas ni gobiernos de izquierdas han hecho nada para dejar mal, de una puñetera vez, a los que suscribimos este pensamiento.
Un abrazo.

Andrés Álvarez Fernández dijo...

"Ya desde pequeñitos los abogados son (por porcentaje) los que aspiran a políticos" - Ese es el problema, que muchos ven un cargo político como una silla a la que amarrarse como lapas, descuidando su carrera profesional. Y lo dice un estudiante de Derecho que quiere ser político.

Fernando Solera dijo...

España es un país bananero, Luis Fernando. La Justicia es utilizada a voluntad por los dos grandes partidos. Ahora es el PSOE, antes fue el PP. De todas formas, el espectáculo cinegético del ministro, el juez, la fiscal y el comisario es tan esperpéntico que ni a Berlanga se le habría ocurrido algo igual. A mi juicio, en el fondo, esto es una cacería contra el PP porque, de lo contrario, ¿qué hacían reunidos esos cuatro servidores públicos a cientos de kilómetros de Madrid, cuando dos de ellos ni siquiera cazan, mientras la gente vinculada al PP estaba esperando en los calabozos de la audiencia todo ese fin de semana?