01 julio 2008

LA BARRERA FINAL


Sucede cada día, el sufrido o no tan sufrido viajero del metro vive a diario su pequeña lucha particular. Uno descubre gracias a sus hábitos que los humanos son seres de costumbres, al intentar embarcarme al vagón a la misma hora y en el mismo lugar, descubro a los pocos días que tengo compañeros de viaje cotidianos. Pero no hay complicidad entre nosotros, nos identificamos y marcamos nuestro terreno. Pero esta es una observación un tanto evidente, me gusta más descubrir los hábitos de la masa.
.
Y es que las personas van a la estación guiándose por su libre albedrío, ni muy rápido ni muy lento, sin ir a la carrera, pero sin disfrutar del paseo. Al llegar a la estación nos encontramos con la primera barrera que consiste en alguien que te da la prensa gratuita, hay quien para y coge dos diarios, será para tener varios puntos de vista o leer noticias diferentes, o hacer los pasatiempos. Muchos de los diarios se tiran, como son gratis uno se desahace de ellos con cierta alegría, pero como tienen propietario parece que nadie está dispuesto a compartir lo que ya ha leído.
.
Pero cuando uno está saliendo al exterior se encuentra con una nueva barrera de repartidores.Nuevos periódicos, que son gratis, se recogen en cantidad para analizar mejor la noticia. No pararemos en toda la mañana y los diarios se amontonan, ya no son más que papel cuando llegamos de nuevo al metro, no hay repartidosres de periódicos y descubrimos que hemos olvidado varios números de prensa gratuita. Como todos los días, pero pensamos que mañana nos acordaremos.
.

3 comentarios:

Domingo dijo...

El Metro de Madrid es como mi segunda casa o, incluso, primera, porque casi paso más tiempo en sus entrañas que en mi propio hogar. Pero es lo que tiene vivir en una gran capital donde las distancias son enormes.

Fernando Solera dijo...

Yo siempre que puedo viajo en autobús, aunque me siento identificado con tu relato cotidiano, Luis Fernando.

Lola dijo...

jajaja..que en el fondo somos animales de costumbres ...enemos nuestra farmacia, nuestro médico, nuestra peluqueria , nuestra silla en la mesa de casa..nustro ...asiento en el bus..o el metro...

jeje...

un beso