13 diciembre 2008

NANAS DE LA CEBOLLA (Miguel Hernández)




Aprovecho que trabajo, familia y estudios me dejan un rato libre y vengo a encontrarme este video, que creo que merece el calificativo de enternecedor. Un hombre escribe un poema en la cárcel pensando en su hijo, atormentado por el olor de la cebolla del papel con que le ha llegado la carta. De ahí el nombre "Nanas de la cebolla".

Creo que Miguel Hernández no necesitó la guerra civil para hacerse emblemático o famoso, estoy convencido de que habría sido uno de los más grandes poetas en español si su vida no se hubiese visto truncada de una forma tan temprana, una demostración más de que en una guerra sólo hay víctimas: el poeta, su familia huérfana y todos los lectores que pudieron haber disfrutado de su lectura y aprender a amar con sus poesías. Una deuda impagable.

Ya comenté que uno de los poemas más bonitos que había escrito era el de "Vientos del pueblo" y que la "Elegía a Ramón Sitgé" está considerada la segunda mejor elegía de la lengua castellana (la primera son las "Coplas a la muerte de su padre" de Jorge Manrique). Pero perdónenme, hoy me apetece seguir un poco deprimido y me gustan más las "Nanas de la cebolla".

Se aprecian más cuando uno se mete en situación, pero también deprimen más, dado que debemos ser conscientes de que, como ya dije, las escribe un padre que no va a ver a su hijo. Se desespera imginándose como habrá crecido y como afloran esos cinco dientes, de los que seguramente le habrá dado cuenta su mujer en la carta con olor a cebolla. Intenta adivinar su futuro y le da un consejo: que nunca eje de ser niño. Sólo dispone de un papel para dar los consejos para toda una vida, y sin embargo no es una despedida... es una canción de cuna. Cuando despierten se volveran a ver.

.

3 comentarios:

armando alonso dijo...

No conocía esta obra. El emparejamiento de Serrat con poetas como Miguel Hernandez o Antonio Machado, es una delicia para la mente y el oído.
Gracias por darme a conocer esta canción.
Un fuerte abrazo.

Fernando Solera dijo...

Una obra maestra de uno de nuestros mejores poetas que, para colmo, era un 'simple' pastor.

armando alonso dijo...

Quiero desearte un Feliz Año 2009.
Espero que podamos seguir compartiendo nuestras opiniones.
Un fuerte abrazo.