08 noviembre 2008

DON JUAN DE MARCO

Don Juan de Marco es una película romántica de locura, coinciden un actor emergente, Jonhy Deep antes de meterse a pirata, y un actor cuya estrella se había apagado, Marlon Brando. Aunque el uno hace una gran papel; el otro, el gordo, decadente y acabado Marlon Brando lo borda, pocas veces ha estado más sublime.

Y es que si alguien piensa que estamos viendo una película de amor se equivocará, en realidad asistimos a una historia romántica que nos plantea problemas pasionales. Puede que piense que es una película caramelo, pero de vez en cuando apetece un dulce. Y el problema más pasional de todos está en quien es el verdadero cuerdo, en quien aporta un remanso de tranquilidad a nuestra vida e incluso la transforma, ¿es en realidad la locura tan grave?

Y seguiremos derivando para preguntarnos si las fantasías no son un alivio, si nuestra felicidad cada vez es más ficticia y si en realidad nos eslomamos día a día persiguiendo un sueño que nuestro trabajo y cordura hacen cada vez más inalcanzable. Al final llegaremos a la conclusión de que somos cada vez más complicados en un mundo cada vez más difícil de entender.

4 comentarios:

Domingo dijo...

Pues yo no tengo empacho alguno en reconocer que me gusta el caramelo. Debo ser una especie en extinción. :)

Armando Alonso dijo...

La felicidad es la Noche de Reyes. El mundo difícil de entender es el Día de Reyes.
Un fuerte abrazo.

Fernando Solera dijo...

Magnífica reflexión, Luis Fernando. Aunque debo de decirte que tuve la desgracia de ver la película y me pareció, francamente, un auténtico espanto. Junto a Leyendas de pasión, son dos de las peores películas románticas que he visto en mi vida.

Dolors de Gual dijo...

No he visto la película, poco puedo opinar.

Pero reencontrarte ha sido una gran alegría para esta complicada que vive en un mundo que cada vez es más difícil de entender.

Espero y deseo que la distancia y el silencio no nos vuelvan a separar.

Besos